Como reparar los pies o los talones secos o agrietados

Es el final de tu día y a medida que te quitas los zapatos te vuelves a encontrar con tus pies secos y agrietados. No solo se sienten escamosos y duele, sino que también se ven como si hubieses caminado sobre navajas. No importa que tan duros y callosos estén tus pies ahora, esto no tiene que ser su destino para siempre. Existen 5 pasos que puedes seguir para saber cómo curar tus pies secos y agrietados y prevenir que se sequen en el futuro.

Tratamientos básicos que puedes hacer en casa para los pies secos y agrietados

1. Lava tus pies en un baño hidratante

El primer pasos de tu tratamiento casero es lavar o remojar tus pies todos los días en agua tibia con jabón suave. Puedes agregar un producto calmante para pies para ayudar a acondicionar si es que lo deseas. Sin embargo, si prefieres usar elementos de la cocina, mezclar una taza de miel con un galón de agua y remojar de diez a quince minutos puede mejorar drásticamente la humectación de la piel. La miel es también un antiséptico natural y es una cura segura para la piel agrietada o sangrante. Ten cuidado de no usar una piedra pómez muy vigorosamente en tus pies con grietas, ya que puede empeorar la situacion.

2. Talones secos versus agrietados

Si tus talones solo están secos, puedes usar una piedra pómez (disponible en cualquier farmacia) para frotar suavemente la piel muerta y seca en los talones, plantas y dedos de los pies. No intentes que tus pies queden suaves con frotar una sola vez. Es mejor usar la piedra pómez suavemente por unos días. Puedes mantener la suavidad usando la piedra un par de veces a la semana en la ducha. Si tus pies están tan secos que se han agrietado, omite este paso hasta que las grietas hayan sanado y cerrado.

3. Seca completamente tus pies

En segundo lugar necesitaras secar muy bien tus pies. Presta especial atención a la piel entre los dedos. Si esta área no es secada apropiadamente, puede crear un caldo de cultivo para las bacterias y causar una infección. Seca los pies y no frotes con mucha fuerza o podrías causar más daño.

4. Aplica un buen humectante para pies

Sanar pies secos y agrietadosAplica una loción, crema o ungüento para pies. Existen varias lociones disponibles que ofrecen humectantes como la vitamina E, manteca de karité, aloe y más. Estos son a menudo útiles para pies secos pero no severamente resecos. Los podólogos y los especialistas en diabetes a menudo lo recomiendan. Elige una crema que no sea grasosa, que sea hipo alergénica, no tenga olor y no incluya alcohol o aceite entre sus ingredientes. Esto ayuda a nutrir la piel con glicerina y protegerla con parafina. Estos ingredientes ayudan a calmar, hidratar y reparar el tejido de la piel de los pies.

También hay remedios caseros disponibles que se dice tienen un efecto calmante. Por ejemplo, mezclar loción para bebe con hierbabuena y aceite de eucaliptus es un remedio conocido. Se dice que crea una súper loción, que calma, sana y huele fresca. Otros humectantes naturales incluyen el aceite de almendra, aceite de palta o aguacate, aceite de jojoba y leche de coco. Puedes probar algún humectante para ver cuál funciona mejor para ti.

5. Opcionalmente: usa calcetines de algodón blanco

Este paso requiere que te pongas calcetines limpios de algodón blanco. El algodón ayuda a alejar la humedad mientras el material incoloro previene que los colorantes irriten la piel. Muchas personas optan por usar calcetines al dormir para tener una mejor hidratación. Cuando te levantes, tus pies se sentirán como después de haber tenido un buen tratamiento.

Tips para mejorar las condiciones y la apariencia general de los pies

Finalmente, asegúrate de revisar tus pies todos los días. Busca cortes o ampollas y trátalos a tiempo. Mantener tus pies limpios y aplicar humectante es una excelente manera de cuidad tus pies. También puedes asegurar la salud de tus pies comiendo una dieta sana rica en vitamina A, la que promueve la salud de la piel. Los alimentos como las zanahorias, las patatas dulces, la col rizada, las espinacas y la calabaza son excelentes fuentes.

Además de lo que comes, la cantidad de agua que bebes también es importante. Beber de seis a ocho vasos de agua al día puede ayudar a mantener tu piel suave y tersa de forma natural. Las causas principales de resequedad de la piel o xerosis (nombre medico) son a menudo la deshidratación, la deficiencia de vitamina A o la diabetes. No tienes que sufrir de pies secos o agrietados, simplemente sigue los pasos anteriores y estarás caminando en tus tacones con felicidad.

Deja un comentario

Los comentarios deben esperar a ser aprobados antes de ser publicados. Espera antes de volver a comentar.

Por favor cuida la ortografía.