Hechos y mitos sobre quemar grasa y los ejercicios

1. El ejercicio de alta intensidad quema más grasa

Sí, pero solo si haces lo suficiente. Cuando alguien te dice en pocas palabras que veinte minutos de ejercicio de alta intensidad en una bicicleta estática quemas más grasa que cuarenta minutos de trote en una caminadora, no te están contando la historia completa. Este tipo de entrenamiento es un trabajo duro y necesitas hacer lo suficiente para ver resultados. No todo el mundo gusta de ejercicios de alta intensidad de forma regular.

Así que no creas en los “10 minutos al día para tener un gran cuerpo”. Quien te dice eso está intentando venderte algo.

2. El ejercicio cardiovascular de baja intensidad quema más grasa

Sí, pero espera. Esta es la imagen reflejada del primer punto. En términos generales, el ejercicio de baja intensidad en la zona en la que puedes hablar con comodidad mientras te ejercitas es cuando la grasa es quemada como combustible para el cuerpo. El ejercicio de alta intensidad, como el levantamiento de pesas usa más glucosa como combustible, la que proviene de los carbohidratos. Sin embargo, algo de grasa se quema a intensidades mayores así que probablemente puedas ver que si te ejercitas con mayor intensidad durante una cantidad de tiempo suficiente, probablemente quemes más, o una cantidad similar de grasa a una intensidad mayor que el mismo ejercicio con intensidad igual o menor. La quema después del ejercicio también ayuda al incremento del metabolismo luego del ejercicio de alta intensidad. Al final a tu cuerpo no le importa que combustible quemas, el resultado es el mismo: lo que consumes en exceso y no es gastado se almacena como grasa.

3. Se necesita quemar grasa para bajar de peso

Verdad, pero no necesitas dirigirte directamente a la quema de grasa. Considera como el cuerpo procesa las reservas de energía. La grasa no es un elemento permanente en las células, va y viene de acuerdo a las necesidades de energía. Cuando la glucosa en la sangre esta baja, por ejemplo a primera hora en la mañana, la grasa será el combustible principal. Luego de las tostadas o el cereal, el azúcar en la sangre aumentara y la insulina comenzara a almacenar glucosa y grasa en las células y comenzaras a quemar la glucosa de la sangre. La glucosa se almacena en el hígado y en los músculos, y la grasa en células grasas como triglicéridos. Cuando el nivel de glucosa en la sangre baja de nuevo o cuando haces ejercicio de intensidad moderada, esta grasa puede ser recuperada de las células grasas cuando la hormona lipasa descompone la molécula de grasa y envía los ácidos grasos libres al torrente sanguíneo para ser utilizada como combustible. Esto es lo que se llama quemar grasa y es proceso dinámico.

Luego de quemar una gran cantidad de glucosa, la grasa tiene su turno porque la glucosa en la sangre ha disminuido. ¿Qué pasa si siempre tienes glucosa para quemar? ¿No queda la grasa almacenada y sigues con sobrepeso? No, porque si tu consumo de alimentos y tu nivel de actividad están balanceados, siempre tendrás grasa para quemar. En la mañana antes del desayuno, cuando haces cosas como el aseo, antes de las comidas, cuando haces alguna actividad.

Quemar grasa en la cintura

4. El ejercicio con pesas quema más grasa

La misma respuesta del punto uno. Solo si haces lo suficiente. No puedes hacer solo unos pocos levantamientos con mucho peso con unos cuantos minutos de descanso entre medio y esperar que hayas usado un montón de energía y quemado mucha grasa. Incluso una sesión completa de ejercicios vigorosos de levantamiento de peso con pausas mínimas solo quemara alrededor de 600 calorías. Una hora de caminata vigorosa quemara alrededor de 300 calorías. Una hora de paseo por la sala de pesas, hablando y bebiendo algo completando diez ejercicios de intensidad moderada no quemara más de 300 calorías.

5. Hacer ejercicio antes de desayunar quema más grasa

Sí, pero revisa los puntos tres y cuatro. Además puede no ser la mejor estrategia porque hacer ejercicio con el estómago vacío puede hacerte comer de más luego. Una hora de pesas puede quemar 400 calorías y un bajel grande puede aportar 350. Eso no está mal porque tienes que restituir algo de la energía utilizada. Debes vigilar la comida luego de ejercitarte si quieres bajar de peso.

Ejercitarte con el estómago vacío reducirá la glucosa en la sangre y el musculo de manera sustancial. Dos cosas ocurrirán: quemaras más grasa y tu cerebro comenzara a enviar señales de que necesitas comer.

Otra cosa más ocurrirá. Si el cerebro no puede obtener glucosa de la comida, la hormona cortisol comenzara a romper los músculos para obtenerla. Si quieres quemar grasa y aumentar la masa muscular, ciertamente no es la manera de proceder, ya que es lo que ocurre en las dietas muy bajas en calorías y dietas de hambre.

6. Puedes quemar la grasa en los abdominales ejercitándolos

No directamente. El cuerpo tiene a almacenar grasa de una manera determinada por la genética en todo el cuerpo. Sin embargo, algunas personas mantienen la grasa en el vientre siempre. Los músculos abdominales pueden ser los últimos en notarse en estos individuos.

7. Los genes pueden hacerte engordar

Controversial pero probablemente cierto. Parece que ciertos genes pueden influenciar el riesgo de ser obeso o incapaz de bajar de peso por la manera en la que el cuerpo procesa la comida o reacciona al ejercicio. Mucho de esto puede llegar a ser una predisposición, que significa que la tendencia a tener sobrepeso está programada en los genes, pero un factor ambiental como el exceso de comida y la falta de ejercicio puede tener más efecto que los genes. La obesidad genética puede ser bastante rara.

Deja un comentario

Los comentarios deben esperar a ser aprobados antes de ser publicados. Espera antes de volver a comentar.

Por favor cuida la ortografía.